miércoles, 2 de diciembre de 2009

Saber esCoger



Y la culminación de todas nuestras exploraciones será llegar al punto de partida y conocerlo por primera vez.
T.S. Eliot, Cuatro sonetos



Desde siempre me intrigo el término “hacer el amor”, nunca entendí porque lo usamos indistintamente cuando lo único que quieres es "coger"1, vaya me refiero al acto en donde solamente se quiere saciar una necesidad animal; la cual en algunos casos es tan fuerte que no se puede entender sino como una forma de garantizar nuestro futuro genético.


El otro día por mera coincidencia, escuche una plática entre dos mujeres que se cuestionaban su vida sexual, y en un momento una de ellas un tanto apenada le externo a la otra que había días en que no quería hacer el amor con su pareja, tan solo quería coger. La verdad es que no encuentro nada malo en eso, de hecho creo que es algo totalmente necesario en una relación. Es decir hacer el amor da tranquilidad e incluso a los más reservados les da la seguridad necesaria para vivir una sexualidad plena y expresarse de la mejor forma que les venga en gana y si una de ellas es coger, pues que mejor que generar un clima totalmente diferente y brindar un sentimiento de plenitud.


Por otro lado, no creo que tenga nada de malo el no sentir amor en ese momento, justo cuando la atracción sexual entre dos personas es tan fuerte que los cuerpos se estremecen al más mínimo contacto provocando que nuestros hábitos sexuales sean más placenteros. A final de cuentas creo que todas las emociones sexuales pueden llegar a ser validas, aunque sinceramente cogerte a alguien a quien amas, provoca una sensación física violenta y palpitante. Una verdadera experiencia emocional tumultuosa.


1.- Utilizo la palabra "coger" a pesar de la infinidad de sinónimos existentes, ya que me parece que imprime una tremenda fuerza sexual cuando la usas correctamente. (Me refiero al momento justo y con la entonación exacta)

2 comentarios:

Lenna dijo...

Debo confesar que la diferencia, yo era capaz de defenderla a capa y espada. Todo para concluír que el acto sexual puede tener matices distintos, pero jamás dejará de ser un acto carnal.

Es real lo que mencionas, sin embargo me parece que la mayoría de las mujeres aún seguimos creyendo en la diferencia, no por otra cosa que por seguir creyendo en los cuentos de princesas que nos contaban cuando chicas.

Pero sin duda alguna, sé que esa "sensación" ya no la tiene la generación que nos pisa los talones pero que viene detrás de nosotros.

Dra. Zombie dijo...

"HACER - EL - AMOR", cada palabra de la frase es mas nebulosa que la anterior...

Yo nunca he usado "hacer el amor", ¿el amor nace o se hace?.

Por otra parte, yo si te piso... los talones también, es más, ¡vamos a coger!