martes, 30 de junio de 2009

Ley del uno-dos

En esta vida, una de las cosas que guarda especial importancia, independientemente del ámbito en que nos desarrollemos es saber que papel tenemos.



Hace ya algunos años atrás, justo cuando Ulises por fin se había titulado le ofrecieron ingresar a trabajar a una empresa. Vaya todo parecía un sueño, por fin comenzaba a ver cristalizados varios de sus proyectos. En una ocasión al salir de una reunión tuvo la oportunidad de conocer al Jefe, quien al percartarse de su presencia, le dio su maletín para que lo cargara. Ulises un tanto nervioso, lo tomo y acompaño al Jefe tal y como lo hubiera hecho un perro fiel con su amo, bajaron por el elevador y finalmente llegaron a la camioneta que transportaría al Jefe. Una vez dentro de la camioneta, éste último tomo su maletín y dio la orden para que el chofer avanzara, no sin antes preguntarle a Ulises, quien era y en que área estaba trabajando, después de eso le pregunto si conocía la Ley del uno-dos, penosamente Ulises respondió que no la sabia y el auto inicio con su viaje.



Varias semanas después, Ulises tuvo nuevamente otro encuentro con el Jefe, esperó el momento exacto, lo abordó y le recordó que hacia algunos días atrás, éste le había preguntado por la Ley del uno-dos la cual desconocía, sin embargo, estaba interesado en aprender en que consistía. El Jefe le respondió que era bastante fácil y le ordeno escribir el número ciento ochenta, posteriormente le pidió que escribiera los números que se encontraban antes y después, y esbozando una sonrisa le dijo que esa era la Ley del uno-dos. Un tanto sorprendido Ulises afirmó que no lograba entenderla, a lo cual nuevamente el Jefe siguió dictándole números sin que Ulises pudiera captar la idea.


Hombre, no te sientas mal, esto es bastante sencillo, pero a veces lo sencillo, es lo que cuesta más trabajo entender. Mira Ulises, en esta oficina yo soy el número uno y después de mi cada colaborador tiene un número y por lo tanto una función específica. La sabiduría y sencillez de esta ley radica, en que seas capaz de identificar, en donde estas parado y que papel tienes en cualquier ámbito de tu vida, lo cual no solo te ayudará a desarrollar tus habilidades sino que permitirá que puedas concretar tu proyecto de vida.


Parece mentira como algo tan simple te puede ayudar a entender la complejidad de la vida. Y tú, ya sabes que número tienes.

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Perdón Gorka pero ahora no te entendí... pudieres explicar o detallar mas el tema?

Saludos

Gorka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gorka dijo...

Ricardo, en este post me refiero a la trascendencia que guarda el respetar las estructuras ya sean sociales o laborales. La importancia radica, en identificar realmente que estas haciendo en el lugar donde te encuentras; a veces un simple número nos ayuda a eso.

Gracias por pasar por aqui.