domingo, 31 de mayo de 2009

De los ojos a la Bossa


Abrí los ojos, las primeras imágenes que me llegaron eran un tanto borrosas, me acorde que necesitaba unas micas con mi nueva graduación, por lo que pense en ir al Centro a comprarlas. Llegue a las 9:30, no tenia mucha hambre pero igual decidí entrar al Cardenal y hacer un poco de tiempo; sin embargo, el pan dulce recién horneado y la nata fresca me provocaron el mismo efecto que la campana tenia sobre el perro de Pavlov, y para no haber tenido mucha hambre desayune muy bien. Después de pagar inicié mi trayecto a la calle de Motolinia, esta ocasión me hice acompañar por mis lentes de sol y mi Ipod, el soundtrack para este día solamente incluía a Portishead.







Camine lento disfrutando de cada una de las imágenes que me regalaba la gente y decidí perderme entre la multitud, hasta que casualmente me di cuenta que había llegado, inmediatamente note dos cosas, la primera, el lugar que buscaba esta ubicado frente a las oficinas de la Procuraduría Agraria, se me escapo una sonrisa al recordar que hace algunos años ahí tuve mi primer experiencia laboral en el gobierno federal, y la segunda, la cual hizo que se borrara esa sonrisa, la óptica estaba cerrada. La verdad es que el día estaba perfecto como para echarlo a perder regresando a casa, por lo que me di vuelta y comencé a caminar sin rumbo hasta que llegue a la calle de Regina, no se porque me detuve y por unos minutos me quede observando la Iglesia que estaba a mi izquierda, me vino una avalancha de pensamientos, pero esta vez no hice nada por ordenarlos y solo los puse en la papelera de reciclaje dejándolos para la noche. Di vuelta a la derecha hasta llegar al eje central, un mar de gente salio de la nada, levante la mirada y vi la torre latino.


















Me acorde que estaba cerca del barrio Chino, pensé que si bien no había encontrado las micas para cuidar mis ojos, al menos en la calle de Dolores podría encontrar algo para el mal de ojo, di vuelta a la izquierda mentalizándome para no estornudar, no fuera que los chinos me pusieran en cuarentena. Visite cada una de las tiendas buscando un amuleto o algo que me protegiera, nuevamente no encontré nada, bueno solo esta imagen que me hizo pensar que existen los peces gays.














Me senté y no sabia bien que hacer, me acorde de haber leido que la afluencia a los museos del D.F., estaba bajando y rondaba casi el 80% por lo que decidí visitar uno. Camine rumbo a la Alameda Central y frente a mis ojos apareció el Museo Franz Mayer, la verdad nunca lo había visitado por lo que sin pensarlo dos veces me dirigí hacia el, después de bajar unas escaleras ingrese al museo y confirme que lo que había leído era cierto, casi no había gente. Me encontré con la exposición de una diseñadora textil inglesa que se llama Zandra Rhodes, ella se encargo de que sus diseños pusieran a Londres como punta de lanza en la escena de la moda durante los 70´s la verdad es que sus diseños bien pudieran haber aparecido el alguno de los videos de David Bowie y actualmente sin ningún problema podrían formar parte del guardaropa de Lady Gaga, para muestra un botón.




































La expo me gusto, y sin afán de considerarme un critico de la moda bien podría asegurar que su trabajo puede ser catalogado como una joya del punk. La pregunta obligada, ¿Qué diseño me gusto más?. El de la última fotografía por obvias razones. Al salir de la sala camine hacia la tienda de souvenirs, la verdad es que no buscaba nada en particular solo quería ver, recorrí toda la tienda y me tope con un mueble que alojaba cd´s, quiero puntualizar que a primera vista ninguno llamo mi atención, pero al bajar los ojos inmediatamente vi una imagen que recupero la sonrisa que hacia unas cuantas horas había perdido, lo tome, leí la lista de canciones e inmediatamente entendí una frase que el día anterior había leído "People hold on tight to memories, because it´s the only thing that wont change when everything does"






3 comentarios:

Santi dijo...

Vaya, una lectura agradable, sencilla y fácil de digerir. Increible lo que puedes encontrar inesperadamente a tu paso en una mañana de domingo. Mira que he transitado varias veces por esas calles, y nunca he sido tan observador, me haces sentir que valoro poco lo que me rodea, creo que debo cambiar eso. Nuevamente, gracias por tan amena lectura.

Lenna dijo...

Y luego nos narras que tal estuvo el cd!

Emanuel dijo...

wow!!! muy bueno xD @hackmaskate http://www.hackmaskate.net